Monumentos

Monumentos

Parroquia San Andrés

El templo en honor a San Andrés fue declarado Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España. Se encuentra ubicado en pleno centro histórico de la ciudad. En su origen fue fortaleza medieval y más tarde pasó a tener carácter religioso y templo para la oración. Posee desde el siglo XVI una arquitectura con detalles militares y religiosos. Se tiene constancia de su existencia desde el año 1488 debido al bautismo de Fray Domingo de Baltanás y Mexía celebrado en este lugar y así contrastado.

Conserva una mezcla de diferentes estilos arquitectónicos y artísticos, guarda el estilo renacentista, barroco, gótico y clasicista debido a las huellas de los diferentes siglos y sus modificaciones. Tiene acceso por dos entradas diferentes. En concreto, la puerta principal es de estilo clasicista, nos detenemos para observar una hornacina que corona el arco de medio punto con la imagen de San Andrés en su interior. El escudo pertenece a Sancho Dávila y Toledo, Obispo de la Diócesis. 

Ya en el interior el crucero consta de cuatro arcos torales y cúpula de media naranja sobre pechinas decoradas con figuras evangelistas. Las capillas se enlazan a través de arcos de medio punto sobre una cornisa que recorre todo el templo. El siglo XVIII fue importante para la decoración de la parroquia, se incluyó el retablo del altar mayor, la sillería del coro y el resto del mobiliario. 

El retablo mayor es de estilo barroco y nos muestra cuatro pinturas que representan a San Juan Bautista, San Sebastian, San Pedro y San Pablo. El coro nos muestra su elegancia y belleza en madera de pino tallada con motivos florales que acompañan a la figura de San Andrés en el sitio de honor. 

En la parte trasera encontramos la entrada conocida como la “Puerta Umbría”. 

SAN ANDRES PARISH Main Temple of the city. It was built on an ancient medieval fortress. It is situated in the heart of the city, the old part of Villanueva del Arzobispo. Outside, it gives us a military atmosphere, divided between the defensive and the religious architecture. Inside, it holds several chapels where religious statues with magnificent artistic value can be found.

12
Foto: Óscar Juárez

Convento Santa Ana

El edificio del Convento de Santa Ana se encuentra situado en el casco antiguo de la ciudad. Fue Fray Domingo de Baltanás y Mexía quien donó las tierras para poder construir este convento en su día.

Fray Domingo nació en Vva. Del Arzobispo, recibió el bautismo en la Parroquia de San Andrés, estudió sacerdocio e ingresó en la Orden Dominica. A lo largo de su vida fundó conventos en diferentes ciudades de nuestra zona como Iznatoraf, Úbeda, Baeza e incluso por supuesto, Villanueva. En 1540 fundó el Convento de las Madres Dominicas de Santa Ana. 

La fachada del edificio es del año 1565 y sorprende su hornacina en el centro con imagen de Santo Domingo. En en interior encontramos la Iglesia de Santa Ana y un patio con arcos y múltiples columnas de estilo Renacentista. Si nos detenemos en la escultura, la iglesia alberga la imagen de la Virgen del Rosario, la cual procesiona el Domingo de Resurrección junto al Cristo Resucitado. Además encontramos la imagen del Santo Entierro, que procesiona la noche del Viernes Santo por las calles de la localidad. 

THE SANTA ANA CONVENT It was founded in 1540 and converted into one of the most outstanding monasteries in the area of the four villages. Its patio offers Renaissance style in the ground floor as the galleries have been remodeled for years. The convent church holds a Baroque altarpiece where Santa Ana is venerated

45
Fotografía: Andrés Quesada

Iglesia de la Vera-Cruz

La capilla de la Iglesia Vera Cruz se construyó en el siglo XVII. Consta de una sola nave dividida en dos tramos, cubierta con bóvedas de arista de estructura falsa, con dos capillas en cada tramo y un coro a lo alto. Tras un arco toral, el presbiterio está cubierto por una cúpula de media naranja sobre pechinas.

Los vecinos Villanovenses tienen una especial devoción por el Cristo que se encuentra en el interior pues es el Patrón de la localidad. La imagen del Cristo actual no es primitiva, ya que fue robada durante la Guerra Civil. La imagen actual es una sublime obra escultórica de Mariano Benlliure del año 1946. El Cristo descansa sobre una magnífica cruz de plata fabricada en 1899. 

La iglesia tiene una fachada de estilo renacentista simple. En su interior además del mencionado Cristo de la Vera Cruz, encontramos otras obras escultóricas como la Virgen de la Encarnación, imagen que procesiona junto a sus cofrades en la tarde de Jueves Santo con la cofradía del Prendimiento, y que fue tallada por Domingo Sánchez Mesa.

VERA CRUZ

THE VERA CRUZ CHURCH Its superb artistic value resides in the Christ, ´The Christ of the Veracruz´, patron of the town and work from Mariano Benlliure. It is the magnificent sculpture of the city.

Plaza de Toros

De estilo Neomudéjar, construida en 1928. Monumento que marca la explosión arquitectónica de los años 20 en Villanueva del Arzobispo junto con la Casa de los Arcos.

Es uno de los cosos taurinos de más relevancia en la provincia de Jaén y por el que han pasado las primeras figuras del Toreo, desde Manolete a Los hermanos Rivera, el Cordobés, Fandi etc… siendo testigo de grandes tardes taurinas.

THE BULLRING With Neomudejar style. It was built in 1928. This monument highlighted the architectural outbreak in the 20s in Villanueva del Arzobispo together with The Arches House.

It is one of the most remarkable bullfighting bullrings in the province of Jaén. Inside, the most famous bullfighters have fought, from Manolete to the ´Rivera brothers´, ´Cordobés´, ´Fandi´, etc. It offers the testimony of superb bullfighting moments.

La antigua plaza de toros en la Corredera

 

En nuestro municipio existían unos corrales usados para las reses que eran propiedad del ganadero D. Dionisio Bueno. Poco a poco se fueron mejorando y habilitando hasta completar un verdadero coso taurino con capacidad para 2500 espectadores. Fue bautizada con el nombre de Plaza de la Corredera aunque era popularmente conocida como Plaza Real. Era un escueto coso pero contaba con todos los elementos propios de una plaza de toros. Se comentaba que “estaba construida con esmero y elegancia”. Tenía palcos cubiertos, un ruido de 30 metros de diámetro, cuatro burladeros, chiqueros enfermería, cuadras y patio de caballos. Como era habitual no actuaban primeras figuras del mundo del toro pero si novilleros punteros que más tarde figurarían en carteles de plazas de primera categoría.

Foto Cronista oficial Manuel López Fernández 

 

Para la feria y fiestas del año 1920 se organizó un ambicioso mano a mano entre dos figuras de las máximas figuras del arte del toreo, Ignacio Sánchez Mejías y Paco Madrid. La expectación en toda la provincia fue máxima pero la incompetencia de la primera figura, Sánchez Mejías supuso un fuerte varapalo que precipitó la puesta en marcha de la construcción de la actual plaza de toros.

 

Sánchez Mejías y La Chelito

 

La corrida de toros programada para el 8 de Septiembre de 1920 dentro del programa de feria y fiestas de Vva. Del Arzobispo se esperaba con enorme expectación. Desde temprano aquel día se sentía un ambiente bullicioso, con gran trasiego y autobuses provenientes de distintos lugares de la provincia. El estado de nerviosismo de los componentes de la comisión de festejos era evidente al comprobar el incidente de que ni Sánchez Mejías ni ningún miembro de su cuadrilla habían pernoctado en nuestra localidad. Se sabía que en la tarde anterior había toreado con éxito en Albacete pero la inexistencia de teléfono y telégrafo al ser día festivo hizo que nada más se supiera de él.

                         

Al tiempo se supo que el maestro, una vez terminada su faena en Albacete se reunió con un grupo de amigos en un bar donde se encontraba la afamada cupletista Consuelo Portela conocida popularmente como “La Chelito”, y que allí se enzarzaron en una gran juerga. Ella era una mujer de extraordinaria belleza que entre copa y copa dejó obnubilado al torero. Una vez terminó la fiesta a altas horas de la madrugada, el torero no tuvo capacidad para torear al día siguiente. La ilusión de muchos aficionados, que con mucho esfuerzo habían comprado una localidad para verle torear, quedó apagada. Pese a que la corrida llegó a celebrarse gracias a Paco Madrid que toreó los seis astados previstos, el público se sintió muy defraudado.

 

Una plaza excepcional 

 

El enorme desencanto producido por la corrida de Sánchez Mejías fue tal, que en octubre de ese mismo año varios Villanovenses amantes del mundo del toreo constituyeron una sociedad anónima con el fin de construir una nueva plaza de toros. Con gran entusiasmo comenzaron las obras de las que sería una de las plazas de toros más grandes de la provincia. Contaron con un capital en acciones de 200.000 pesetas.

 

Las obras se vieron interrumpidas pero se retomaron en 1927 con un gran impulso trabajando a marchas forzadas para que estuviera terminada para las fiestas de septiembre de 1928.

La plaza y los arquitectos

 

La plaza de toros actual es un exuberante edificio de estilo neomudéjar donde sobresale el uso del ladrillo y los arcos de herradura. Estos elementos la dotan de gran originalidad y elegancia.

El nuevo coso se le encargó a José María Tortajada, quien levantó el edificio hasta los tres metros de altura. Más tarde y a partir de 1924 asumió la dirección técnica el ingeniero militar Ángel Arbex, quien modificó la estructura en la parte hueca del edificio, sustituyendo al ladrillo por el cemento para ahorrar costes y resultar más compacto.

 

Nuestra plaza tiene una capacidad de 6000 espectadores entre las gradas y los palcos. Esta dotada de todos los servicios necesarios: Toriles con ocho chiqueros, tres corrales para el ganado, desolladero, cuadras, patio de caballos, capilla, enfermería y vivienda para el guarda.

En el último periodo de construcción es destacada la participación del maestro de obras D. Manuel López Ramírez quien le dió aspecto ornamental y la comodidad y amplitud que posee.

 

Pendientes del certificado del Gobierno Civil

 

El día 4 de septiembre de 1928 llegó correspondencia del gestor administrativo de Jaén, máxima autoridad durante la dictadura de Primo de Rivera, indicando que no se concede la apertura hasta llevar a cabo las pruebas pertinentes.

Las pruebas, a seis días de la inauguración, eran inviables, suponían días de trabajo y todo ello sin poder aplazar el festejo. Así Ángel Arbex explicó el proceso de construcción a Luis Berges Roldán, declarándose único responsable y firmando los certificados necesarios. Finalmente se consiguió la documentación aprobatoria necesaria dando paso a la gran corrida de toros inaugural.

 

La comisión de festejos organizó dos soberbios carteles para la inauguración oficial que contaron con la presencia de algunas de las mejores figuras del panorama taurino. No sin dificultades, el día 10 de septiembre hicieron el paseillo por la engalanada plaza de toros el afamado rejoneador Antonio Carreño y los diestros “Chicuelo”, Vicente Barrera y “El Algabeño” con toros de la ganadería de Veragua. Tanto esta corrida como la mixta anunciada para el día siguiente, donde destacaba el maestro Antonio Sánchez con los novilleros Andrés Mérida y Fortuna Chico con toros de La Viuda de Esteban Hernández, fueron un auténtico éxito.

 

La primera corrida en la nueva plaza de toros

 

Como hemos mencionado, el cartel anunciaba a Antonio Carreño “Chicuelo” y al “Algabeño” el 10 de septiembre de 1929.  La corrida se celebró a pesar de las dificultades, entre las que se encontraban la de que sanidad no autorizaba el encajonamiento de los toros y que el rejoneador Cañero anunciaba imposibilidad de torear debido a que sus caballos estaban enfermos. Para solucionar estos inconvenientes, la comisión de festejos tuvo que actuar de forma picaresca abordando a Cañero y facilitando la corrida. Además surgió la cogida de Vicente Barrera en la corrida previa de Albacete. Sin embargo, los villanovenses insistieron y persuadieron para que viniera a torear.

Pese a las adversidades, la corrida salió adelante y fue todo un éxito.

Imagen actual de la plaza – Foto Diego Jiménez 

 

Imagen actual de la plaza – Foto Primitivo Sánchez 

 

Santuario de la Fuensanta

En el año 964, en el cercano reino de Iznatoraf, los cristianos, bajo la dominación musulmana, veneraban una imagen de Nuestra Señora la Virgen María, devoción sembrada por el varón apostólico San Isicio.

THE FUENSANTA SANCTUARY With a romantic style, inside the statue of the patron in Villanueva del Arzobispo can be found, ´the Virgin of the Fuensanta´, work of the sculptor Sir Domingo Sánchez Mesa. We should not forget to visit the marvelous niche of Baroque style.

La reina mora es descubierta por su marido, el rey Alimenón, cuando trata de ser instruida en la fe cristiana. Es desterrada y, a pocas leguas de la citada ciudad, le son cortadas las manos y sacados los ojos, siendo abandonada a su triste suerte.

En aquel momento, la reina invoca a la Señora de los cristianos y escucha el rumor de una fuente. Impulsada interiormente por una voz, mete sus brazos mutilados y recupera las manos recobrando asimismo los ojos y viendo a la Virgen María. Desde entonces hasta nuestros días muchas son las gracias recibidas a todos aquellos que con fe y amor se acercan hasta este lugar. 

HISTORIA 

Ante el milagro, el rey Alimenón se convierte y manda edificar el Santuario – fortaleza, donde se entroniza a la imagen de Nuestra Señora, llamada desde entonces de la Fuensanta. Aún se conserva en su estado original tanto estructura como elementos decorativos en piedra y azulejos. Y en la actualidad sobre esta fuente se sitúa el altar donde se celebra la eucaristía.

Fotografía: Ramón Reyes

La devoción y el amor a la Virgen de la Fuente – Santa se irá extendiendo por todos los rincones del Adelantamiento de Cazorla y del Santo Reino de Jaén, llegando a alcanzar un auge considerable en el siglo XIII. Prueba de ello es la Bula Vite et usque emitida en Viterbo por el papa Nicolás IV el 3 de Mayo de 1291, concediendo un año y cuarenta días de indulgencia a quien visite este santuario; y otro testimonio importante es la Cantiga dedicada por el rey Alfonso X el Sabio, magnificando el milagro. 

Fotografía: Pedro Antonio Pérez

El 29 de septiembre de 1956, como agradecimiento por todas las gracias concedidas a lo largo de más de diez siglos en este lugar santo, la Virgen de la Fuensanta fue coronada por derecho pontificio y proclamada patrona de toda la comarca de Las Villas, siendo a su vez nombrada como Reina del Olivar. El oro y la plata fue una ofrenda del pueblo fiel, y que porta cada día 8 y 29 de septiembre, su peso es de 7kg y fue realizada en los talleres del orfebre Valenciano S. José David. Desde el 21 de septiembre de 2017, el Santuario y el amor a la Virgen es custodiado y propagado por el clero diocesano. A lo largo de muchos siglos de historia ofrecieron generosamente esta labor: el clero diocesano, los religiosos Carmelitas, Basilios y Trinitarios. San Juan de la Cruz y los beatos trinitarios mártires del s. XX, PP Mariano de San José y José de Jesús María; y el trabajo anónimo de muchos devotos laicos, religiosos y sacerdotes han dado olor de santidad y espiritualidad a las piedras de este lugar. 

Fotografía: Diego Jiménez

Ermita de Jesús del Monte

Situada a 9 km desde el Santuario de Ntra. Sra. De la Fuensanta, se encuentra el paraje “Cañada de la Madera”. Se trata de una de las 30 parroquias que se crearon en el año 1893 por disposición del entonces Obispo de Jaén, D. Manuel María González y Sánchez.

Durante la Guerra Civil se perdieron sus retablos e imágenes pero afortunadamente las piezas de orfebrería, ropas y archivos permanecieron a salvo. 

De sencilla arquitectura, fue reconstruida en 1965 y custodia una bellísima talla, medio cuerpo de Ecce Homo, obra del Granadino Domingo Sánchez Mesa. Es una imagen muy venerada por los serranos y en cuyo honor se celebra una solemne fiesta y romería el último Domingo de Agosto. Gran verbena, bolos serranos, truque y no falta la degustación de migas con chorizo de carne de ciervo o jabalí.

 

Ermita de San Blas

Ermita de estilo neogótico. En ella se venera al Santo, su festividad se celebra en Febrero con luminarias, misa, procesión y el tradicional toque de garrota en nuestras gargantas para que San Blas nos proteja.

VIADUCTO / ANTIGUA VÍA FÉRREA

El impresionante viaducto que encontramos si miramos al final de la Avenida de La Paz, fue construido en el año 1890, junto a otros viaductos y otras construcciones como túneles y estaciones. Se procedió a su construcción con el objetivo final de trazar la ruta del ferrocarril del aceite. Ruta que transitaría desde Baeza a Utiel y viceversa. Desafortunadamente el proyecto no terminó de desarrollarse y hoy en día se conserva este viaducto como parte de la historia.